BALLESTAS DE SAN JUAN

            Esta danza de sólo mujeres, un tanto fría y guerrera, procede del cercano pueblo de Aguilar de Codés y data del siglo XVI. Su característica primordial es la rara bravura que encierra su música, contenciosa a cuyo compás se mueven las dantzaris dando al baile un aire majestuoso de severidad que realza el grave y monótono compás del tambor.

            El hecho de que esta dantza se baile en la noche de San Juan, la noche misteriosa de augurios y embrujo, de akelarres y milagrerías, le da un sentido de ritualismo místico-bélico a la danza.
            Los hombres parten a la Berrueza a defender a sus familias, ganados y haciendas del feroz y tristemente salteador Juan Lobo. El temor al audaz bandido reúne a las mujeres solitarias para pasar el rato, lo hacían alrededor de un candil. Por esta razón se les llamaba las candiladas, y son sólo ellas las que quedan custodiando los empinados y viejos muros del pueblo bailando hieráticas y deslizantes la dantza ritual para ser invencibles en la refriega.

            En este baile lo podemos dividir por un lado su música, y por otro su coreografía:
Parte de la coreografía fue creada por Francisco Beruete, la primera parte la vio bailar en los años 50 a un grupo de Pamplona, y estando con dicho grupo, estos le comentaron que habían  visitado Torralba e investigaron sobre sus costumbres y folklore. La segunda parte tiene alguna innovación como la hoguera en sustitución al candil, pone a las chicas unas ballestas como arma que les sirve para un posible ataque. Las chicas salen y se colocan alrededor de la hoguera, trenzan unos pasos, realizan una lucha, vuelven a realizar unos pasos con cruces y círculos y finalmente, salen de escena.
            Respecto a su música la primera parte es autóctona de Torralba y se le conoce como la copla de Ronda. Coplas que el pueblo cantaba al día siguiente de San Juan, o sea, el día de San Juanillo. Estas coplas eran de las llamadas de “picadillo y podríamos decir, que sus tonadas difieren mucho de las que podemos llamar clásicas. Estas coplas representan algo muy peculiar en Torralba. La única diferencia de la música de éstas coplas, con la que interpreta el gaitero en el baile de las Ballestas, es que las coplas son interpretadas con  mayor vivacidad y alegría, y en el baile estas notas se ejecutan con mayor lentitud y parsimonia, dándole un aire místico- ritual religioso. La segunda parte de la música, como ya hemos comentado la sacó Beruete, por darle una mayor calidad al baile, ya que parece ser que lo visto al grupo de Pamplona era breve y de corta duración.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada