LARRAIN DANTZA O BAILE DE LA ERA

            Al hablar del baile de la Era de Estella,  es imprescindible hablar de la figura del gaitero Julián Romano, al que se atribuye la primera partitura del baile. En 1903, el rey Alfonso XIII pasó dos días en Estella, y la capital de los carlistas, tuvo también que celebrarlo. Entre los actos que se organizaron para ello, el gaitero Demetrio Romano-hijo de Julián- y el médico y aficionado al folklore Modesto Iribas prepararon una versión unificada del baile de la era, siguiendo al parecer las partituras de Julián. Era impensable que aparecieran en este baile las indecencias que tan peligrosas parecían en la época, y así debió de ocurrir, de manera que es presumible que éste fuera el origen de que al menos hoy día el contacto físico entre los dos sexos sea muy reducido, especialmente si los comparamos con otras variantes de vals o incluso de jota, partes que precisamente, además, no se interpretaron en aquella ocasión.
            En esta versión de 1903, en efecto, no se bailaron más que cadena, fandango, boleras y corrida. Se omitió bailar la parte de la jota, ya que éste era un baile que estaba en uso, lo que sugiere que los de más bailes no eran muy usuales en ese momento.
            Tuvieron que pasar algunos años de sequía cultural, hasta que en 1933, algunos estelleses preocupados por el abandono del tema, y con los Gaiteros Elizaga como cabezas visibles y promotores de la idea, se creara un 'Comité Pro-Baile de la Era'. La misión de este pequeño grupo no era otra que la de volver a dar vida al baile que identificaba como ninguno el carácter del pueblo de Lizarra. Así, con esta iniciativa, se logró que en la festividad de la Virgen del Puy, el día 25 de mayo del año 1933, se materializara y reestrenara la danza más popular de la Ciudad del Ega.
            Tras el vacío en tiempos de guerra, la utilización que hace el propio régimen de la danza, las aportaciones de la Sección Femenina, etc. el Baile de la Era de Estella surgirá importantes cambios y trasformaciones. Será el año 1944 quien ponga fin a tanto vaivén y tanto desarraigo cultural. Con la creación del Grupo Folclórico Municipal de Estella -primer grupo municipal de Navarra,  las posibilidades de conservación y desarrollo del 'Baile de la Era de Estella' crecen.
            A través de los años y cambios dados a lo largo de la historia del grupo, Larraiza Dantzari Taldea sigue con la tradición y las melodías correspondientes del Baile de la Era.
            Analizando su coreografía, hoy en día podemos dividir la danza en siete piezas:
1- Pasacalles
2- Cadena
3- Fandango
4- Vals
5- Jota vieja
6- Boleras
7- Pasacalles o Corrida final

            La danza comienza con el 'Pasacalles' donde el grupo de dantzaris entra en escena. En otra época, esta parte era el elemento donde los mayordomos ordenaban el baile de manera más improvisada, si embargo hoy en día es la parte donde los dantzaris entran en escena comenzando así el Baile de la Era- Larrain Dantza.
            Continúa la 'Cadena', durante la cual se efectúan ZUBIS (puentes), donde todas la parejas pasan por debajo de los arcos formados por los brazos enlazados de las diferentes parejas, empezando por la segunda y viceversa. Esta parte la podemos nombrar como el “ingurutxo”, ya que se realiza de forma circular. .
            Sin perder el movimiento giratorio esta pieza enlaza con el 'Fandango', pieza de abundante ritmo que podemos relacionar con una pieza que aparece en el Cancionero de Azkue, y que le fue proporcionada por el txistulari y gaitero de Etxarri Aranaz, Rafael Karasatorre. Siendo éste, los primeros y más conocidos fandangos que llegaron a Euskal Herria.
            Tras el imparable ritmo del fandango nos aparece la calma del 'Vals', donde en un principio los dantzaris bailaban agarrados, pero por razones que ya se han explicado pasó a ser un baile donde las y los dantzaris no tienen contacto físico, marcando el paso de vals individualmente.

            La 'Jota Vieja', por fin, rompe el sentido circular del baile y sitúa a los dantzaris en dos líneas rectas, enfrentadas, como en duelo de géneros. Supone esta danza un reto coreográfico para el datnzari, por su extrema rapidez y exacta coordinación en los movimientos.
            Con las 'Boleras', los dantzaris, los chicos, acaban arrodillándose frente a la chica, agachando la cabeza y ofreciendo su mano.
            El baile de la Era  finaliza con un nuevo 'Pasacalles' o 'Corrida Final' de despedida que aumenta progresivamente en ritmo y donde las parejas se alejan de la mano y las chicas giran el pañuelo en alto.

                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada