DESMAYO


            Una vez más, Francisco Beruete recogió de las tradiciones populares el desmayo que los jóvenes escenificaban por las calles de Estella como modo de diversión. Su imaginación le llevó a utilizar ese desmayo como punto culminante en la historia amorosa entre los dantzaris. El resto, como habitualmente lo hacía, lo recogería del repertorio compuesto por Julián Romano, gaitero de la ciudad.
            El Desmayo nos permite contemplar, a través de la música que ofrece la gaita y el movimiento  completamente coordinado de los dantzaris, todo el proceso de una conquista amorosa entre un hombre y una mujer. .
            Francisco Beruete dividió y denominó tres partes con los nombres de Requiebro, Desmayo y Alegría. La titulación de cada una de estas partes está perfectamente adaptada al argumento que refleja.
            Hoy en día, es una de las danzas que mejor representa las coreografías estellesas, y que crea mayor curiosidad entre los espectadores, ya que como hemos mencionado, recrea y hace visible una completa historia de conquista que termina en un final feliz para las parejas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada